La respuesta del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, fue clara: no asistirá a la reunión pactada con el presidente Trump el próximo martes. A través de su cuenta de Twitter, el mandatario dijo que la Casa Blanca ya ha sido notificada.

Su negativa no es para asombrarse ya que hoy por la mañana su homólogo estadounidense, Donald Trump, lo desafió mediante un tuit: “…de trabajos y compañías perdidas. Si México no está dispuesto a pagar por el indispensable muro, entonces sería mejor cancelar la próxima reunión”.

La agenda de trabajo del presidente Trump está cumpliendo una de las promesas más controversiales de su campaña: la construcción del muro fronterizo entre Estados Unidos y México. El nuevo presidente firmó dos órdenes ejecutivas este miércoles con las que da luz verde al levantamiento del muro y niega fondos federales a las “ciudades santuario” que protegen de la deportación a muchos indocumentados. Las medidas se realizaron ayer por la tarde en una sede del Departamento de Seguridad Nacional.

En menos de una semana de haber ejercido el puesto presidencial, Trump se empeña en hostilizar las relaciones bilaterales con México y acentuar la división política que vive nuestro país. Asegurar la frontera y prevenir la entrada de “bad hombres” son los argumentos del actual mandatario para la construcción del muro que promete dividir mucho más que el territorio. El sentimiento anti-inmigrante de la nueva Administración se refleja también en su política contra los refugiados. En los próximos días, se espera que el presidente firme órdenes ejecutivas restringiendo el acceso a territorio estadounidense a personas provenientes de varios países musulmanes.

“El ataque de Trump hacia inmigrantes y refugiados es un golpe directo a los valores fundamentales de Estados Unidos. Las injustas e inadmisibles órdenes ejecutivas de Donald Trump fomentan peligro en la vida de miles de personas LGBTQ y pueden ser la sentencia de muerte para muchos que tratan de escapar la violencia y persecución de lugares como Siria. Ningún muro podrá impedir la promesa de libertad y justicia para todos”, dijo Chad Griffin, presidente de HRC, en referencia a las recientes acciones políticas.

Los inusitados pronunciamientos del nuevo Gobierno comenzaron el día de la ceremonia inaugural con la eliminación de las menciones LGBTQ del sitio web de la Casa Blanca y la desaparición de su versión en español. El enlace whitehouse.gov/espanol permitía el acceso a recursos en castellano y noticias de relevancia para la comunidad hispana. Sus 16 años de trayectoria parecen haber llegado a su fin bajo la administración de Trump.

Las nuevas órdenes ejecutivas marcan un hito divisorio no solo en la historia de México y EE.UU. sino también en la población estadounidense que a seis días del cambio gubernamental exige respeto e igualdad para todos. Las protestas y manifestaciones en contra de las posturas trumpianas se incrementan a la velocidad de las acciones del Gobierno.

“Si el presidente Trump cree realmente en la unidad del país, este es el momento de aclarar si es que será un aliado de la comunidad LGBTQ en nuestra lucha por la completa igualdad. Estamos preparados para hacer lo que sea necesario para proteger a nuestra comunidad y asegurar su progreso”, dijo Griffin.

HRC se compromete a seguir luchando por los derechos de inmigrantes, refugiados, personas LGBTQ y de todos aquellos que estén siendo afectados por la nueva política gubernamental.


Don't miss a post

Sign up for RSS feeds

Have a news tip?

Share it with us

Community discussion

Read the guidelines