Temas de Religión y de Orientación Sexual para Hispanos

Más de dos tercios de hispanos (68%) se identifican como católicos romanos de acuerdo a una encuesta realizada en 2007 por el Centro de Investigación Pew y su Foro de Religión y Vida Pública. La postura de la Iglesia católica sobre la homosexualidad está basada en la distinción entre ser lesbiana o gay y actuar como tal; aceptando lo primero y considerando lo segundo como equivocado o pecaminoso.

Con frecuencia, la distinción se torna difusa y el mensaje que muchos católicos escuchan es simplemente que ser gay es pecado. Esto genera la condenación de muchos hispanos LGBTQ en las comunidades de fe y ha provocado que algunos guarden discreción durante las actividades religiosas.

“Muchos gais y lesbianas hispanos son abiertos sobre su orientación sexual en las iglesias donde hablan inglés, pero no en donde hablan español”, dijo Marianne Duddy-Burke, directora ejecutiva de Dignity/USA, el mayor movimiento laico de católicos LGBTQ, sus familias y amigos. Si bien es cierto que llevar una vida auténtica es importante para personas LGBTQ, hay algunas que prefieren revelar su sentir de manera parcial.

Otros hispanos encuentran su propio camino a la espiritualidad que involucra la fe católica, pero no necesariamente todos sus elementos.

“Fui criada como católica y mis dos padres son muy católicos”, dijo Marisa Demeo, una persona lesbiana declarada y ex abogada de la organización Mexican American Legal Defense and Education Fund, quien es actualmente jueza de la Corte Superior del Distrito de Columbia.

“Principalmente tuve que separar la institución de lo que realmente creía que eran las enseñanzas. Estoy dedicada a mi propia fe sin sentir que necesito seguir algunas de las enseñanzas más conservadoras de la Iglesia católica”, dijo Demeo. “Tienes que trabajar en tu relación con la religión. Me siento muy cómoda con mis creencias religiosas y siento que son compatibles con mi vida como miembro de la comunidad GLBT”.

Hay muchos sacerdotes, monjas y otros líderes religiosos que trabajan para reconciliar la relación entre los católicos LGBTQ, sus familias y la iglesia. Miembros de la congregación, sean gay o heterosexuales pueden desempeñar un papel importante en la educación del resto de la iglesia y defender la aceptación de hispanos LGBTQ.

“Durante siglos, la gente ha encontrado una manera de usar la religión y la Biblia como una excusa para odiar, excluir y atacar a homosexuales. Lo tomo como un reto para cambiar los conceptos erróneos sobre gais y lesbianas; un reto para enfrentar a aquellos que no practican las enseñanzas de Cristo de amarse unos a otros y un desafío a que sean honestos conmigo y acepten el amor que Dios me da”, dijo Rogelio Z. Zepeda, un activista mexicano y ex trabajador de The Wall - Las Memorias Project en Los Ángeles.

Otro documento importante es la Carta de 1986 de Obispos Católicos sobre el Cuidado Pastoral de Personas Homosexuales (1986 Letter to the Catholic Bishops on the Pastoral Care of Homosexual Persons) que indica: “La enseñanza de la iglesia es aclarar que los derechos humanos fundamentales de las personas homosexuales deben ser defendidos y todos nosotros debemos luchar para eliminar cualquier tipo de injusticia, opresión o violencia contra ellos”.

Los hispanos LGBTQ pueden usar este mensaje para ayudar a otros a darse cuenta de la necesidad de comprensión y apoyo. Esta carta, que fue aprobada por el papa Juan Pablo II dice también: “El respeto a la dignidad dada por Dios para todas las personas significa el reconocimiento de los derechos humanos y las responsabilidades”. A pesar de que este documento no está dirigido directamente a hispanos católicos, es un mensaje importante para aquellos que estén tratando de reconciliar su sexualidad, religión y cultura.

Es de esperar que algunos hispanos LGBTQ escojan ser parte de comunidades de fe menos conservadoras. Las iglesias inclusivas que acogen a personas gay como, por ejemplo, United Fellowship of Metropolitan Community Churches, son atractivas ya que muchas congregaciones se esfuerzan deliberadamente por ser étnica y racialmente inclusivas.

Lea nuestra Guía de Recursos para Salir del Clóset de HRC.