Para Marco Pérez, quien se identifica como pansexual y transmasculino, la fotografía fue el medio ideal para narrar su experiencia de vida y exponer una realidad que se ignora con frecuencia en Perú, su país de origen.

En su actual rol profesional con Presente, el grupo líder de defensoría LGBTQ de Perú, Pérez está al mando de la creación de contenido y desarrollo de capacitaciones que promueven políticas inclusivas de personas LGBTQ para las empresas que desean abrazar la inclusión para su personal. HRC ha estado trabajando con Presente para desarrollar las mejores prácticas de inclusión LGBTQ en los centros laborales de Perú.  

HRC conversó con Pérez sobre su historia y experiencia de vida como activista transgénero en Perú.

Cuéntenos sobre su rol en Presente.

En Presente, me encargo del contenido y capacitaciones para educar al sector privado sobre asuntos del colectivo LGBTQ. Los programas están diseñados para ayudar al personal de recursos humanos a implementar procesos de contratación inclusivos de personas transgénero y además promover la creación de consejos de diversidad para lograr políticas inclusivas para los colaboradores y obtener una cultura corporativa inclusiva.

¿Cuál es el aspecto más difícil de ser una persona transgénero en el Perú?

Un aspecto que personalmente considero muy difícil de sobrellevar es la soledad que se puede sentir al no ser comprendido. Siempre estoy rodeado de personas que, si bien están sensibilizadas, muchas veces no pueden comprender la experiencia de personas transgénero.  

Fue parte de la iniciativa que logró implementar tarjetas de identificación universitarias inclusivas. ¿Cuál fue la clave para conseguir esta victoria?

La Reforma Trans contó con el apoyo de un gran grupo de estudiantes, profesores y autoridades de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Nuestro éxito se logró gracias al conceso claro de personas que entendían que se atentaba contra un derecho humano fundamental al negar el reconocimiento de las identidades transgénero del alumnado.

Háblenos sobre Cuerpx. ¿Qué le inspiró a compartir el proceso de transición a través una exposición fotográfica?

Utilicé la fotografía para asimilar los cambios que experimenté durante mi transición. Al apreciar la belleza de mis fotos, surgió la idea de crear un proyecto que mostrase la vida de una persona transgénero como una experiencia de vida válida y no a través del estigma en el que se nos suele encasillar. Traté de hacer mi historia personal visible para humanizar los procesos de transición; ya que es uno de los factores por el que se ‘patologizan’ nuestras identidades y se legitima la violencia hacia el colectivo transgénero.

Si pudiera pedirle algo a la sociedad para apoyar a la inclusión trans, ¿qué sería?

Lo único que pediría es empatía y amor. Mi transición, si bien pudo ser vista como un acto de rebeldía al comienzo, fue en realidad un acto de libertad a través del cual pude cuestionar las normas establecidas y comenzar a creer en mí. Las personas transgénero deben ser entendidas sin prejuicio, solo así la sociedad comprenderá que no luchamos por privilegios, sino simplemente por los derechos con los que cuenta la mayoría de personas.

Para saber más sobre el trabajo internacional de HRC visite hrc.im/GlobalWorkplacePrograms y hrc.org/global.


Don't miss a post

Sign up for RSS feeds

Have a news tip?

Share it with us

Community discussion

Read the guidelines