¿Es la PEP Adecuada para Mi?

¿Qué es la PEP?
PEP es la sigla de Profilaxis Post-Exposición. Es una estrategia de prevención del VIH que consiste en tomar medicamentos anti-VIH inmediatamente después de un único evento de alto riesgo, como por ejemplo haber tenido sexo sin condón con una pareja de la que no se conoce el estado de VIH.

¿Cómo funciona la PEP?
El VIH demora varios días hasta que se establece en el cuerpo después de que uno se ha expuesto al virus. Cuando se toma según las indicaciones, la PEP puede impedir que el VIH haga copias de sí mismo y se disemine a través del cuerpo.

¿Cuándo debo empezar a tomar la PEP?
Debe empezar tan pronto como sea posible para que sea efectiva, pero no más de 72 horas después de la posible exposición al VIH. Generalmente, se recetan dos o tres medicamentos como parte del régimen de la PEP y deben tomarse según la prescripción durante 28 días consecutivos.

¿Qué tan efectiva es la PEP?
La PEP funciona pero no es 100 por ciento efectiva; no garantiza que alguien que ha estado expuesto al VIH no contraerá el virus.

¿Cómo puedo obtener la PEP?
Cualquier proveedor de atención médica licenciado puede recetar la PEP. Algunos de los lugares donde puedes buscar la PEP incluyen consultorios médicos, salas de emergencia, clínicas de atención de emergencia, clínicas de VIH locales y organizaciones de base comunitaria.

¿Es la PEP adecuada para mi?
Solo un médico puede ayudarle a responder esa pregunta con seguridad. La PEP es para cualquier persona que se haya expuesto al VIH muy recientemente.

¿Puedo usar la PEP muchas veces?
Si te encuentras utilizando la PEP más de una vez, entonces deberías considerar hablar con un proveedor de atención médica informado acerca de la PrEP.

¿De qué otra manera puedo mantenerme VIH negativo?
Hay varias medidas que puede tomar para reducir sus posibilidades de contraer el VIH. Por ejemplo:

  • Usar condones. Encuentra el tamaño correcto y elija un tipo de condón de su agrado.
  • Usar lubricantes. Use un lubricante a base de agua o silicona, particularmente para el sexo anal o vaginal, para prevenir desgarros en la piel y para que los condones no se rompan.
  • Hacerse la prueba. Es la única manera de saber si usted o su pareja tienen el VIH.
  • Hacerse la prueba y tratar las ITS. Tener una ITS activa, o incluso antecedentes de una ITS puede facilitar el contraer o transmitir el VIH.
  • Hablar con sus parejas. Pregúntele a su pareja(s) sexual(es) cuándo fue la última vez que se hicieron la prueba del VIH y de otras ITS. Consideren hacerse las pruebas juntos.
  • Salir con no-detectables. Considere salir con personas que vivan con el VIH que sean “no-detectables”. Mientras se es indetectable, una persona que vive con VIH puede disfrutar de buena salud y no transmitir el virus a su pareja. Existen opciones preventivas (como condones, PrEP) para aquellos que estén en relaciones donde una persona no es no-detectable aún.
  • Ser consciente del uso de drogas y alcohol. El uso de sustancias puede aumentar las posibilidades de contraer el VIH directa e indirectamente, dependiendo de las circunstancias.
  • Cambiar las jeringas. Si se inyecta hormonas, drogas o esteroides, use una jeringa nueva y limpia, igual que el resto de accesorios inyectables, cada vez los utilice.
  • Considere la PrEP. La PrEP es una estrategia de prevención del VIH que puede tomarse todos los días para reducir significativamente la posibilidad de contraer el virus.

¿Dónde puedo encontrar información sobre la PEP?

Este artículo no es un substituto del consejo médico profesional. Hable con un proveedor de atención médica acerca de si la PEP es una opción para usted y para obtener información sobre su uso y efectividad. Visite www.hrc.org/HIV para encontrar más recursos sobre la prevención, el tratamiento y la atención del VIH, incluyendo el artículo de la HRC’s What Do I Do? A Handbook to Understanding Health & HIV. Actualizado: febrero 2017